médico que o lançamento do dvd 7 ª temporada http://drogaria.pt/cialis/ companhias de seguros de reforma da saúde

El nombre da personalidad a la mascota (I)

encarni 18 Mayo, 2009 2


Cuántas veces nos habremos encontrado con que tenemos dificultades para encontrar un nombre adecuado para nuestra mascota. Es algo difícil porque no queremos que tenga un nombre tonto, al menos no la mayoría y, al mismo tiempo, queremos que sea original y divertido.

En mi caso, cuando era pequeña, siempre le ponía nombres fáciles y en una ocasión sí que puse un nombre tonto (o más bien que no le pegaba) a un perro.

Os contaré mi caso. Yo he tenido perros (es la mascota que más he tenido) desde los 4 años y claro, eso hace que sienta fascinación por ellos como mascota principal. Pues bien, mi primer perro, un doberman, tuvo el nombre de Snoopy, así que diréis, no le pega nada, y así era. Un perro enorme con un nombre de un perro dócil, cuando éste sólo lo era conmigo.

Tras la pérdida de Snoopy (se nos escapó y no pudimos encontrarlo) llegó un cachorrito que murió a los 3 meses (una gastroenteritis complicada con otra cosa) que tenía el nombre de Osi (era otro doberman). Pero no pasó mucho tiempo hasta que se nos metió por los barrotes de nuestra casa un perro de 6 meses, doberman también (parece que tenía fijación por ellos) al que llamamos Osi también (pese a que mis hermanos le querían llamar Oso).

Al año siguiente pedí por navidad un cachorrito hembra (porque nunca había tenido) y llegó una perra cazadora llamada Diana (ese nombre se lo puso mi padre porque había tenido una perra con ese nombre). Así que ya tenía 2 perros, macho y hembra y una loba que nos visitaba de vez en cuando (dejábamos entrar y todo, era muy mansa) a la que llamaba Caty.

Como ocurre cuando se tienen parejas, hubo cachorros, en dos ocasiones. Total, 13 perros que tuvimos que regalar a las personas (en esa época era más fácil regalar y mucho más encontrar gente responsable).

De esos 13 perros nos quedamos con 1, al que puse Tristón, porque su cara era exactamente igual que los peluches Triston. Lo malo fue al crecer, que no iba muy acorde el nombre.

Más sobre los nombres en el próximo artículo.