médico que o lançamento do dvd 7 ª temporada http://drogaria.pt/cialis/ companhias de seguros de reforma da saúde

¿Una o dos ardillas?

encarni 7 enero, 2008 7


Es una pregunta, ¿qué preferimos, una ardilla, sea macho o hembra, o un parejita? A mí personalmente siempre he preferido las parejas (en perros, gatos, pájaros,…) y en ardillas tengo la pareja, pero conlleva una serie de desventajas al tener dos, pero también dobles alegrías.

Entre las desventajas o inconvenientes que podemos tener al tener dos ardillas están:

– Comen el doble, o más bien cada una come el doble, con lo que un kilo de su comida nos puede durar una semana, como mucho dos.

– Hay que tener doble cuidado a la hora de limpiar la jaula, sobretodo cuando están fuera de su nido, ya que las ardillas son muy rápidas y si temen algo tienen a echar a correr y no te da tiempo a cerrar la puerta de la jaula (lo sé por experiencia).

– A la hora de su educación es muy complicado enseñarles algo porque, al no poder sacarlas de la jaula porque se escapan, tienes que estar vigilando a una cuando estás con otra y si haces un movimiento brusco, lo normal es que echen a correr, o peor, te muerdan, y el mordisco es bastante molesto ya que el dolor persiste un par de días (como si te estuvieran apretando esa zona).

– Su carácter puede ser muy diferente y puede haber problemas de convivencia. Por ejemplo lo que me pasa a mí; el macho es muy tranquilo, e incluso me deja tocarlo y darle de comer (ojo, a través de la jaula porque si meto la mano va a morder, quizás también por la territorialidad que tienen ahora que están hibernando); sin embargo, la hembra es muy activa y asustadiza por lo que no puedo ni acercarme a ella sin que me huya… No he podido tocarla ni una sola vez desde que la tengo (desde junio).

Al tener comportamientos diferentes, por ejemplo, cuando le doy de comer al macho, la hembra se enfada y le ataca, porque deja que yo le de de comer.

También hay alegrías y es que las ardillas son unos animales fantásticos que hacen muchas cosas graciosas como subirse en los palos de la jaula y, cuando te ven, empiezan a dar en los barrotes con sus patas para llamarte.

También podemos encontrarnos con varías crías de ardillas, más monas aún que sus padres, y más moldeables, al cogerlas desde pequeñas, pero no aconsejo quedarnos con muchos “hijos” porque si los tenemos juntos en el tiempo de apareo podemos tener problemas con las crías (que salgan mal algunas y tengamos que sacrificarlas).