Los gatos de calle, ¿son ariscos?

 gato-joven.jpg

En esta ocasión quiero contaros algo que me pasó ayer por la calle. Había salido de una casa e iba a reunirme con unos amigos cuando, esperando a que llegaran, pasó cerca un gato. Era un gato grande y, por lo que sé, no creo que tuviera ninguna raza, así que consideraría decir que era un gato de calle porque no había dueños con él ni llevaba collar.

El caso es que se colocó en mitad de la calle por donde pasan coches y yo, ni corta ni perezosa, le dije al gato que tuviera cuidado o lo iban a atropellar.

¿Sabéis qué hizo el gato? Pues dar media vuelta, acercárseme a mí, meterse por entre las piernas y arquear el lomo y maullar para que lo acariciara.

Se supone que los gatos de calle son muy reáceos a las personas porque no se les trata bien pero el comportamiento de este me sorprendió y bastante.

Quizás es que es la mascota de algún dueño cerca de donde esperaba pero aún así, a una extraña, no es normal que se acerquen.

One comment

  1. Mi opinión es que no todos los gatos de la calle son reacios al contacto humano,entre otras cosas porque viven entre gente y muchas personas les dejan comida en la calle,a algunos les habrán abandonado y no les da miedo la gente,creo que en general tenemos el problema de que humanizamos en exceso a los animales,tienen mucho instinto que creo que es otra cosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.